Pulseras de actividad – El control absoluto de tu vida

¿Te han regalado una de esas modernas pulseras de actividad? ¿Estás pensando en comprarla?

La tecnología ha llegado a todos lados y ha democratizado la información, que hay quien dice que es poder, hasta límites que hace poco nos habrían parecido increíbles. Desde teléfonos móviles y ordenadores, hasta neveras inteligentes o drones con cámaras que extienden nuestra vista a ángulos exclusivos del reino aviar. Y quizá de algún paradisíaco ángel.

También ha llegado al mundo del deporte con los conocidos wearables y más exactamente en nuestro caso, las pulseras de actividad. ¿pero qué utilidad real tienen? ¿podemos encontrar mejoras en nuestro entrenamiento diario gracias a estos aparatitos?

Busquemos respuestas

Pero antes déjame recordarte todo lo que la lcarnitina puede hacer por ti. 😀

Para qué sirven las pulseras de actividad

Para empezar una smartband es capaz de monitorizar toneladas de información sobre tu actividad diaria. Cantidades de datos que pueden llegar a ser abrumadoras, pero que tienen su orden y su finalidad.

Objetivos

Una de las principales funcionalidades que puedes darle a tu smartband es la de establecer una meta. Ya sea de actividad física, de consumo calórico o de sueño. Esto te será de utilidad si eres de los que llevan una vida sedentaria y quieres cambiarla.

Monitor de actividad

Las smartbands son cuantificadores de actividad. Su función de podómetro te sirve para contar los pasos que das a diario. Ya sea dentro de un ejercicio de fondo, en el gimnasio, o simplemente al levantarte de la silla del salón para ir a la nevera y coger un helado. 😆

El control no es del todo exacto, puesto que a veces puede contar como pasos cualquier movimiento de vaivén. Por ejemplo limpiar cristales. Aún así es una aproximación que te sirve para hacerte una idea de la actividad que desarrollas de manera regular.

Dentro de sus aplicaciones podrás elegir en casi todas el tipo de ejercicio que vas a hacer, y así contextualizarlo dentro de tu rutina y tu gasto energético.

Monitor de sueño

Y correspondiente adaptación a la actividad física y a la alimentación para llevar un equilibrio de todo. Si no descansas suficiente, quizás te cueste cumplir con los objetivos que te has marcado. Y no todo es cuestión de voluntad o falta de ella.

En la actualidad cada vez se insiste más en la importancia de un sueño suficiente y de calidad para la salud general. Una pulsera de actividad puede decirte las horas que has dormido realmente, y algunas incluso el tiempo que has estado sin moverte.

Una vez que la has usado durante algún tiempo, y el aparato tiene un campo de estudio suficiente, puede darte todo tipo de recomendaciones sobre tus patrones de sueño. Por ejemplo la mejor hora para acostarte.

pulsera inteligente

Medición de calorías

En el mismo sentido, es conveniente llevar un control de lo que comes. En este caso ya no hablamos sólo de la energía de la que vas a disponer para realizar tus tareas ordinarias o extraordinarias. También hablamos de un factor muy importante a la hora de perder peso. Aunque sobre esto hay en los últimos tiempos polémicas curiosas.

Control de la frecuencia cardíaca

La forma en que tu ritmo cardíaco se eleva durante la actividad deportiva, y la rapidez con la que disminuye cuando descansas marca la medida de tu nivel físico.

También es importante controlar la disminución de pulsaciones durante el primer minuto posterior al ejercicio. Una disminución anormalmente rápida es un indicador de posibles problemas vasculares.

La mayoría de smartbands del mercado incluyen la función de pulsómetro.

Avisos para activarte

Las pulseras inteligentes controlan el tiempo que llevas sin emprender una actividad física y te avisan para ponerte en marcha. Útil si por cuestiones laborales o por simple elección tienes, como en el caso anterior, una rutina diaria poco activa.

Estas son las principales funciones de una pulsera de actividad de cara a nuestro rendimiento deportivo. También llevan otras interesantes que son de cierta utilidad en el día a día. Cronómetro, reloj y recepción de notificaciones móviles, por ejemplo. Tampoco hay que obviar el factor estético. De hecho para mucha gente es importante si se deciden a llevarla en todo momento, que es lo suyo.

En qué va a cambiar mi vida esto

Motivación

Todo este monitoreo de tu rutina (actividad, alimentación, calorías, sueño) nos llena de información. Esta información tiene una consecuencia en tu estado de ánimo, que puede ser buena o mala. Eso ya depende de ti.

¿El no alcanzar tu meta de pasos todos los días te motiva a esforzarte más? ¿O por el contrario te lleva a darte un atracón para sofocar el remordimiento?

Es cuestión de darle a las cosas es enfoque correcto. La pulsera no te va a ayudar a eso.

Responsabilidad

Como hemos visto, el uso de una pulsera de actividad te ayuda a marcarte unas metas. Esto lleva implícita la asunción de una responsabilidad. En principio el compromiso es para con nosotros mismos, pero en el caso de estos aparatos que pueden compartir tus resultados con redes sociales y demás, estamos ante un reto que también contraemos ante los demás.

En casos concretos esto también supone encontrar un punto de referencia en amigos, familia y compañeros de ejercicio que estimulara la competitividad y nos conducirá al primer punto, la motivación.

Cambios de comportamiento

Algunas personas suben su nivel de actividad física. Otros se beneficiaran de un sueño más profundo, placentero y reparador, o de unos hábitos alimenticios más apropiados a sus características personales. En cualquier caso son todos cambios positivos y beneficiosos para tu salud. Puntos a favor de las pulseras de actividad

¿Todo son beneficios entonces?

Pues tampoco es eso.

Las smartband o pulseras de actividad permiten que nosotros, simples mortales no entrenados, tengamos acceso a una abrumadora cantidad de datos que sólo un médico podría realmente evaluar. Algunas personas pueden llegar al terreno de la obsesión.

Me puedes decir ¿Qué tiene de malo que la gente haga esfuerzos por estar más sanos y en forma? Así expresado sería difícil encontrar ninguna. Pero existe algún matiz.

Lo primero es que le estamos prestando a estos cuantificadores más atención de la que merecen. Si te pones tres de estas pulseras de actividad, cada una te va a dar una cifra diferente al final del día. Tampoco hay ningún consenso científico que afirme el hecho de que la calidad de nuestro sueño dependa del movimiento de la muñeca en vez de las ondas cerebrales.

cuantificador

¿Pero sabes qué? Eso no importa. Estos aparatos no están teniendo éxito debido a su rigor científico, si no a su capacidad para motivarte. Todos sabemos que debemos controlar nuestra comida, dormir más y hacer más ejercicio. Sin embargo las pulseras no nos dejan olvidarlo.

Lo que consigue este cacharro es mantenerte enfocado. Cada vez que lo miras a él, o a la pantalla de tu teléfono, te vas a encontrar con tus progresos. Muchos incluso te mostrarán los de tus amigos o familiares.

En otras palabras, la exactitud no es demasiado importante. Lo importante de verdad es mantenernos atentos a unos logros. De esa manera estas bandas inteligentes cumplen su objetivo. Te pueden convencer de que aparques más lejos, bajes del autobús un par de paradas antes, o salgas a dar un paseo que cumpla 8500 pasos de los 10.000 que te has marcado como meta.

El otro lado del asunto

Hay gente que encuentra un lado negativo en el hecho de las toneladas de información que almacenan y comparten las pulseras de actividad, y de cuyo destino no sabemos demasiado. Estamos hablando posiblemente del estudio de actividad y salud más ambicioso y amplio que se ha llevado a cabo nunca. Existe el temor de que esta información pueda ser utilizada para fines comerciales. Y también de que nuestros datos personal sean compartidos en canales de cuyo carácter no tenemos datos.

Quizá sea un paseo demasiado ligero por el terreno de la paranoia. Quizá no, y no debiéramos descuidar tanto nuestra privacidad. Quién sabe.

Conclusión

Habría que tener en cuenta también que existen muchos tipos diferentes de pulseras inteligentes, y que muchas de ellas están enfocadas a deportes concretos. Lo primero que podría ser interesante es elegir bien la que más se adapte a tus necesidades.

Mas allá de la exactitud de sus mediciones, o de tomarte más o menos en serio su control de tu actividad, el uso de una pulsera de actividad supone prestarle algo de atención a tu salud y desde ese mismo momento ya está siendo positiva. Si además sirve para motivarte a cambiar hábitos perjudiciales, bienvenidas sean.

Sumario
product image
Opiniones
5 based on 1 votes
Nombre
Lcarnitinainfo
Artículo
Pulseras de actividad