L carnitina en el tratamiento del hipertiroidismo y sus síntomas

Investigaciones recientes han determinado que la L-carnitina puede jugar un papel fundamental en el tratamiento de determinadas patologías relacionadas con la tiroides. Esto incluiría las debilidades musculares asociadas al hipertiroidismo, e incluso la amenaza mortal que supone la tormenta tiroidea.

¿Sufres algún grado de fragilidad osea, dificultades para dormir o debilidad muscular sin motivo aparente? ¿Pérdidas de peso repentinas o extrañas?

Podrías padecer hipertiroidismo. O lo que es lo mismo, de una glándula tiroides hiperactiva. Si es así, las siguientes líneas te podrían ser de utilidad.

La tiroides

La glándula tiroides es la encargada de regular la velocidad a la que se quema el combustible de nuestro cuerpo, y establece una jerarquía metabólica de acuerdo a nuestras necesidades. Está situada en la parte frontal del cuello y desarrolla esta función a través de la producción de una serie de hormonas que contienen yodo. Estas hormonas estimulan los tejidos para aumentar o disminuir la tasa metabólica según tus necesidades. La tiroides está controlada por la pituitaria, y esta a su vez por el cerebro. Más concretamente por el hipotálamo.

Hipotiroidismo

Esta sistema suele funcionar de manera impecable. Sin embargo, dada la complejidad de mecanismos que influyen, corre cierto riesgo de fracaso. Y este se multiplica con ese gran enemigo de todos que es la edad.

La forma habitual en que nuestro sistema falla es la denominada hipotiroidismo, que consiste en una deficiencia de la hormona tiroide. Los síntomas del hipotiroidismo son aumentos de peso, debilidad, sopor, cansancio y sensación descontrolada de frío.

Hipertiroidismo

El hipertiroidismo es la vertiente contraria, una excesiva actividad de la tiroides que se produce por diversos factores. Los síntomas del hipertiroidismo son inversos a los del hipotiroidismo y nos encontramos con cuadros de pérdida de peso, palpitaciones, nerviosismo y trastornos del sueño.

En ambos casos se experimenta debilidad muscular que en el del hipertiroidismo puede llegar a ser extrema y degenerar en lo que se conoce como “tormenta tiroidea”. Hablamos ya de un cuadro grave que se traduce en ritmo cardíaco elevado e hipertensión aguda. Existe riesgo de accidentes cerebrovasculares e infartos.

síntomas del hipotiroidismo e hipertiroidismoTratamiento del hipertiroidismo

Hasta ahora los medicamentos que se conocían para frenar este exceso de actividad de la tiroides eran agresivos y poco seguros. Ponían en riesgo incluso el entrar en hipotiroidismo. Las investigaciones en este campo son intensas, dada de la necesidad de encontrar mejores soluciones.

Desde finales de los años 50 se viene investigando el uso de l carnitina en su tratamiento. Fue en los 70 cuando investigadores japoneses encontraron niveles muy altos de carnitina en la orina de sus pacientes. Eso les llevo a sospechar que una actividad descontrolada de la tiroides lleva a una movilización de todos los almacenes de carnitina del organismo. Así se explicaría su presencia masiva en la orina.

Lo dramático del caso es que no sólo nos encontramos ante una eliminación innecesaria y abundante de las reservas de carnitina de nuestro organismo, sino que el hipertiroidismo también suprime la producción natural de l carnitina por parte del cuerpo. Perdido su suministro, las células carecen de su principal fuente de creación de energía, y por tanto se debilitan.

Carnitina y tiroides

Llegados a este punto es lógico plantearse el uso de un suplemento de carnitina en la gente con problemas de hipertiroidismo. ¿Podremos sumarlo a la lista de beneficios de esta sustancia? No habíamos llegado a conclusiones claras sobre sus resultados hasta la aparición de los estudios del Doctor Benvenga.

Nuestro amigo formo en 2004 un grupo de ensayo compuesto por 50 mujeres que sufrían de nódulos tiroideos benignos. En estos sujetos se presenta un hipertiroidismo entre leve y moderado.

Los resultados fueron espectaculares. La carnitina demostró una mejora muy considerable en la desaparición de los síntomas de hipertiroidismo, así como un aumento de la densidad mineral ósea. Existe una justificación inmediata para el uso de carnitina desde el mismo momento en que sabemos que el hipertiroidismo provoca una reducción de los niveles de la misma. Además se cuenta con la ventaja de que la l carnitina no presenta toxicidad. Tampoco contraindicaciones o interacciones con ningún tipo de fármacos, lo que facilita su uso clínico. No sólo alivia los síntomas de los pacientes, si no que es perfectamente compatible con la medicación.

Casos extremos

Hasta ahora hemos hablado de casos de tiroides con síntomas leves. Pero ¿Qué pasa con los casos más graves? Manifastaciones más extremas como la tirotoxicosis, o las enfermedades autoinmunes como la tiroiditis de Hashimoto y la enfermedad de Graves. Tratamos con cuadros que pueden derivar incluso en la muerte.

Pues la respuesta de los investigadores es que la l carnitina también supone una esperanza en sus tratamientos. Las investigaciones del Dr Benvenga continuaron con casos más complicados y tratamientos de entre 2 y 4 gramos de carnitina diarios.

Tormenta Tiroidea

tirotoxicosis

Hablamos de la forma más extrema del hipertiroidismo, con tasas que alcanzan hasta un 50% de mortalidad. Pero también del ejemplo más claro de la utilidad de la l-carnitina como paliativo de sus síntomas.

La tormenta tiroidea o crisis tirotóxica suele estar provocada por otras enfermedades, como lesiones traumáticas o infecciones producidas en personas que padecen de hipertiroidismo subyacente. Por fortuna no es muy habitual. Los pacientes que la sufren experimentan una liberación masiva de hormonas tiroideas que colapsan los recursos metabólicos del cuerpo. Requiere dosis muy altas de fármacos, cada uno de los cuales acarrea su propia e interminable lista de efectos secundarios.

Un suplemento de carnitina permite reducir drásticamente la cantidad de fármacos utilizados para combatir la tormenta tiroidea, y seguir siendo tremendamente eficaz contra los síntomas de tiroides al mismo tiempo que contra el ataque en sí.

Conclusiones

Como hemos visto, la l-carnitina no tiene un efecto directo sobre la tiroides, si no sobre el músculo. Esto indica que no hablamos de una sustancia que nos vaya a curar la enfermedad en sí, si no de una ayuda para paliar sus síntomas. Una eficaz aliada a la hora de bajar las cantidades de medicamentos que nuestro organismo, debilitado y por lo tanto poco preparado para ellos, va a necesitar para combatir los agentes que provocan su debilidad.

También sería conveniente indicar que ya que el hipertiroidismo y el hipotiroidismo son manifestaciones opuestas, la utilización de l-carnitina en el segundo está contraindicada. En este caso nuestro organismo manifiesta una presencia excesiva de l-carnitina no utilizada, por lo que llegaríamos a una congestión en su almacenamiento, y a una disfunción general del metabolismo energético del cuerpo.

Sumario
product image
Opiniones
3.5 based on 3 votes
Nombre
Lcarnitinainfo
Artículo
L carnitina en hipertiroidismo e hipotiroidismo